Covid-19: Cómo disfrutar las navidades sin sufrir las consecuencias en enero

Si a la clásica cuesta de enero, originada por los excesos de gasto en estas fechas, no queremos sumar una cuesta en la presión asistencial, debemos de pasar estas fiestas con una palabra en la mente: Prevención.

En estos días de pandemia en los que las relaciones sociales han cambiado, se ha establecido el debate sobre cómo salvar la Navidad, cómo mantener nuestras costumbres sociales y contactos familiares, pero no hemos sido capaces de transmitir a la ciudadanía que nuestras acciones y comportamientos durante estas fiestas se traducirán en la evolución de la curva de ingresados y fallecidos en enero, como ya ha sucedido en EEUU tras el Día de Acción de Gracias.

La llegada de las vacunas, la herramienta más eficaz para prevenir las enfermedades infecciosas, apenas está comenzando en estos últimos días de 2020, sólo en algunos países y aplicadas a grupos concretos de la población, aunque es previsible que su distribución aumente a lo largo del año 2021. Hasta entonces, y pensando en la Navidad, debemos seguir tomando medidas preventivas.

Pueden distinguirse dos ámbitos en el ejercicio de la prevención: el de la responsabilidad de los individuos, tanto en su escala individual como en la ciudadana, y el de responsabilidad institucional.

Para pedir responsabilidad por parte de la ciudadanía en el cumplimiento de las medidas preventivas, debemos asegurarnos de que se realiza una adecuada comunicación que permita comprender estas medidas, cómo funcionan y cuál es su utilidad. En el caso de las enfermedades infecciosas del tracto respiratorio, como la covid-19, como primer objetivo de prevención hay que evitar los contagios entre la población, es decir, la transmisión de unas personas a otras.

Sabemos por la ciencia que las partículas del virus SARS-CoV-2 son expulsadas por las personas infectadas a través de las diminutas gotas de saliva que se emiten al estornudar o al hablar, gritar, cantar. Es importante saber que las gotículas, más pesadas, caen más rápidamente y a menor distancia, depositándose en los objetos cercanos, mientras que las más pequeñas, denominadas aerosoles, permanecen más tiempo flotando en el aire y pueden llegar más lejos.

Fuente: https://www.ticbeat.com/salud/covid-19-como-disfrutar-las-navidades-sin-sufrir-las-consecuencias-en-enero/

Los campos marcados con * son obligatorios
×
A %d blogueros les gusta esto: